Vacunación en las escuelas para promover más clases presenciales

OLYMPIA. El Departamento de Salud del Estado de Washington (DOH, por su sigla en inglés), junto con la Oficina del Superintendente de Enseñanza de Washington (OSPI, por su sigla en inglés) y Health Commons, expandirán los servicios de pruebas de COVID-19 para las escuelas y agregarán opciones de pruebas voluntarias al kit de herramientas para los distritos escolares. Esto es parte de los esfuerzos constantes para que cada vez más estudiantes de Washington puedan asistir a las clases presenciales.

Más escuelas, más opciones

El departamento se asoció con 11 distritos en un proyecto piloto de pruebas y, hasta el momento, los resultados han sido alentadores. Junto con otras estrategias de mitigación, como mantener seis pies (dos metros) de distancia de los demás, usar tapabocas, armar grupos más pequeños de estudiantes, maximizar o mejorar la ventilación y practicar buenos hábitos de higiene y desinfección, las pruebas en las escuelas han ayudado a desarrollar confianza en las clases presenciales.

“Los estudiantes que volvieron a las aulas se beneficiaron enormemente de las ventajas de las clases presenciales”, afirmó el superintendente de escuelas de Enumclaw, Shaun Carey. “Las nuevas pruebas de COVID-19 agregan un nivel de protección y, cuando las usamos junto otras medidas de defensa y protocolos de seguridad, reducen en gran medida el riesgo para la comunidad educativa y apoyan nuestra capacidad para continuar brindándoles servicios presenciales a los estudiantes”.

Ahora, el DOH está expandiendo el programa de pruebas, y cuenta con al menos 48 distritos que se registraron para empezar este mes y un “Manual para aprender a volver” (solo en inglés), diseñado para ayudar a los distritos escolares a desarrollar estrategias de pruebas de COVID-19 que se adapten a sus necesidades. El programa es voluntario y flexible y, como siempre, las decisiones sobre cuándo y cómo expandir las clases presenciales dependen de cada distrito escolar, que trabaja en conjunto con su jurisdicción de salud local. El manual ofrece una variedad de opciones de pruebas de COVID-19 para que los distritos elijan. Cada distrito que se una al programa tendrá acceso a un planificador de estrategias de pruebas exclusivo de Health Commons, quien lo ayudará a determinar cuál es la mejor opción para su comunidad.

Las estrategias de pruebas pueden pensarse como una pirámide: las pruebas de diagnóstico (para personas que tienen síntomas o saben que estuvieron expuestas) son la base más amplia, y existe la opción de continuar realizando exámenes de personas asintomáticas o pruebas de observación.

“Muchos distritos escolares y educadores ya demostraron que, si se cumplen los protocolos de salud y seguridad, se puede volver a las aulas de manera segura y con excelentes resultados”, afirmó el gobernador Jay Inslee. “Mejorar las pruebas ayudará a los educadores y a las familias a sentirse más seguros a la hora de regresar a las clases presenciales o continuar con ellas. Sé que el año pasado fue extremadamente desafiante para los estudiantes, sus familias y los educadores. Todos deseamos lo mejor para cada estudiante, y confío en que podamos continuar llevando a más niños de vuelta a las aulas”.

“Ha sido un año difícil para los estudiantes, padres y maestros, pero su trabajo arduo ha mantenido fuerte a la educación en Washington”, afirmó Umair A. Shah, MD, MPH, secretario de Salud. “Aun así, sabemos que las clases presenciales generan los mejores resultados para todos y mejoran la equidad para los estudiantes. Continuamos trabajando duro para que los estudiantes regresen a las aulas con sus maestros, y hacerles pruebas es una de las herramientas más importantes que pueden ayudarnos a lograrlo”.

Fuente: Departamento de Salud del Estado de Washington

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*